Gestionar bien los residuos domésticos es de vital importancia. Sacar la basura es una rutina de cualquier hogar, sea grande o pequeño, que en muchas ocasiones produce ciertas disputas en el seno familiar para ver quién asume la tarea. Pero asumido el hábito como ineludible, hay que cumplir las normas, sea invierno o verano, pero máxime en los meses estivales, cuando hay que ser más escrupulosos que nunca con los horarios por los problemas de olores e insalubridad que provocan la mala praxis de algunos.

Prácticamente todos los ayuntamientos cuentan con ordenanzas en las cuales e se establecen multas para quienes no depositan la basura en los contenedores en las horas establecidas, normalmente a partir de las nueve de la noche.

Tampoco es difícil de entender por qué nunca se debe de sacar la basura durante el día, razones que todavía tienen más peso en verano, y sobre todo en las zonas de más calor o concentración de personas. Los residuos orgánicos generados en cualquier hogar habitado suponen el 45% del total de la basura (restos de fruta, verdura, carne o pescado), que al descomponerse producen malos olores en la calle. Piensa por un momento, ¿te gustaría que te pusieran un contenedor junto a tu casa y que los vecinos no cumpliesen las normas? 

Son gestos muy sencillos con los que ayudas a mantener limpia tu ciudad y a no ocasionar molestias en tu vecindario, además evitas exponerte a una multa importante. Y también debes cerrar bien las bolsas y no dejar abierto el contenedor.

Siempre a tiempo de reciclar

Eso sí, los contenedores de recogida selectiva de Ecoembes están a tu disposición durante todo el día para que puedas depositar tus envases en el recipiente amarillo, y el cartón y el papel en el azul. En los de vidrio debes hacerlo durante el día, ya que sí tienen restricciones horarias por la noche. Así, debes hacerlo entre las 7 y las 23.00 horas para no perturbar el sueño de tus vecinos.