Desde el consorcio hemos incorporado esta semana unos separadores de metales, tanto férricos como no férricos, a la planta de tratamiento de Villena con el objetivo de mejorar el porcentaje de recuperación de los denominados subproductos que se encuentran en los residuos domésticos: latas de aluminio, envases metálicos, aerosoles, etcétera.

Durante la mañana de ayer tuvo lugar la firma del acta de recepción y también el presidente del consorcio y alcalde de Villena, Fulgencio Cerdán, acompañado del concejal de Residuos Sólidos Urbanos del Ayuntamiento de Villena, Francisco Iniesta, realizó una visita a las instalaciones para comprobar de primera mano el funcionamiento de ambas máquinas, que es totalmente mecánico y automatizado.

En el caso del separador férrico, un potente electroimán separa los residuos que contengan este tipo de elementos metálicos y en el separador de residuos no férricos, la separación se realiza mediante corrientes de Foucault de forma que discrimina todos los elementos que contengan, entre otros, aluminio.

El objetivo último es la recuperación de los subproductos que llegan mezclados en la bolsa de basura doméstica, incrementando así la eficacia de la planta. Según la normativa aplicable, los subproductos que se deben recuperar en el proceso ha de ser de, al menos, 9% respecto al total de residuos entrados a planta.

Fulgencio Cerdán ha valorado muy positivamente la incorporación de estos separadores. “Estamos mejorando la planta para incrementar la recuperación de los materiales que tienen valor y así favorecer que puedan ser reciclados posteriormente. El siguiente paso es la ejecución del proyecto de gestión de la planta en el que se mejorarán y modernizarán todas las instalaciones, convirtiendo a la planta de Villena en una de las más modernas de la Comunitat Valenciana”.

En este sentido, la previsión es que durante 2020 y 2021 se realice una reforma integral de la planta de tratamiento de Villena, y todas estas nuevas maquinarias que ya se están incorporando se integrarán en el proyecto final.

La adquisición de estos separadores, cuyo montante económico asciende a 108.000€, ha sido posible gracias a una subvención de 150.000€ de la Generalitat Valenciana. La cantidad restante se destinará a proyectos de compostaje comunitario.

Por último, el presidente del consorcio ha insistido en que, aunque día a día se está mejorando la eficiencia de la planta, “debemos seguir haciendo hincapié en la importancia de que los residuos se separen en origen, mediante los contenedores de recogida selectiva y los ecoparques tanto fijos como móviles, por lo que apelo a la colaboración de todos los vecinos de los 14 municipios del Plan Zonal”.