El Consorcio de Residuos Crea ha anunciado la incorporación de una nueva instalación a la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos de Villena: una retractiladora, cuya función es embalar las balas de residuos que no se pueden valorizar y que se trasladan al vertedero que presta servicio al área de gestión.

Esta nueva maquinaria cumple una triple función, por un lado se minimizan los olores que generan los residuos y también se evita que estos se vuelen durante su transporte, ya que a pesar de que las balas están muy prensadas siempre se producen pequeñas pérdidas durante su desplazamiento hacia el vertedero. Por otra parte, mejora la explotación de los residuos en el depósito controlado.

La máquina recubre las balas del denominado rechazo, que son los residuos que ya no se pueden aprovechar tras realizar diversos procesos de separación por fracciones y tratamiento, tanto manuales como automáticos.

La retractiladora es una instalación de última generación que trabaja sobre balas de entre 1.500 y 1.700 kilogramos de peso, con unas dimensiones aproximadas de un 1 x 1 x 1,6 metros.

Su incorporación a la planta que da servicio al Consorcio Crea, donde se gestionan los residuos de los 14 municipios del Plan Zonal: Banyeres de Mariola, Beneixama, Biar, Campo de Mirra, Cañada, Castalla, Elda, Monóvar, Onil, Petrer, Pinoso, Salinas, Sax y Villena, posibilita una gestión más eficiente y un menor impacto, sobre todo por lo que respecta a la generación de olores.

Esta maquinaria se suma a la incorporada recientemente para incrementar el porcentaje de recuperación de residuos para su reciclaje. El objetivo último del Consorcio Crea es la remodelación completa de la planta prevista en el proyecto de gestión, pero todas las nuevas incorporaciones podrán ser aprovechadas íntegramente en la futura reforma completa.

No obstante, desde la entidad consorciada hacen hincapié en la necesidad de separar en origen los residuos, para lo que piden la colaboración ciudadana. En este sentido, el consorcio realiza campañas de educación ambiental, charlas de concienciación e información y visitas de colegios para explicar a los más pequeños el funcionamiento de los ecoparques móviles, entre otros.