• Es cosa de todos

La gestión sostenible de residuos y la búsqueda de la economía circular es cosa de todos. Tanto los ciudadanos como las administraciones públicas tienen la responsabilidad de gestionar de la mejor forma posible los residuos que se generan en el Plan Zonal.

La jerarquía en la generación de los residuos, de mejor a peor gestión, es la siguiente:

Prevención

“El mejor residuo es el que no se genera”

Siempre que sea posible se debería evitar la generación de residuos como consecuencia de nuestra actividad.

Ejemplos de prevención pueden ser:

  • uso de botellas de vidrio para el agua potable en lugar del uso de botellas de plástico que acaban siendo un residuo.
  • evitar los cubiertos, platos y vasos de un único uso.
  • no imprimir páginas en el trabajo que realmente no se necesitan.

Fuente : semana europea de la prevención de residuos.

Fuente : semana europea de la prevención de residuos

Reutilización

“Si un residuo puede ser utilizado de nuevo, no es un residuo” En ocasiones los residuos generados pueden ser reutilizados de nuevo para el mismo o distinto uso al inicial. Es más sostenible reutilizar directamente que reciclar. Pueden ser ejemplos la reutilización de elementos usados que pueden ser preparados para dicha reutilización (ropa, muebles, aparatos electrónicos, envases, etc.).

Reciclaje

Se trata de operaciones de recuperación de los productos o de sustancias contenidas en los residuos.

Claros ejemplos son las operaciones de reciclaje de envases ligeros (contenedor amarillo), papel y cartón (contenedor azul), vidrio (contenedor verde usualmente de tipo iglú), aceite usado, etc.


Esta es una opción no tan sostenible como la reutilización pero más que la valoración de los residuos que se realiza en plantas de tratamiento como la de nuestro Plan Zonal. Esto es así por la mayor reciclabilidad de los materiales separados en origen, usando los diferentes contenedores de nuestros municipios.

Fuente : semana europea de la prevención de residuos

Valorización

Se trata de una operación menos sostenible que el reciclaje en origen. Un ejemplo son las operaciones de valorización de las plantas de tratamiento de las diferentes áreas de gestión de la Comunidad Valenciana. A estas plantas, entre otros, les llega el residuo mezclado (no separado en origen) y mediante procesos mecánicos y biológicos valorizan parte de los residuos recibidos.

Eliminación

Deber ser la última de las opciones posibles cuando ninguna de las anteriores han sido posibles. Consiste en el depósito de los residuos en vertederos controlados. Estos vertederos, en todo caso, han de tener todos los elementos que marca la legislación vigente para reducir al máximo su impacto ambiental (impermeabilización, tratamiento de lixiviados y gases, etc.).