Aumentar la recuperación de los residuos orgánicos, que suponen el 40% de los residuos que generamos en nuestras viviendas mediante el compostaje comunitario, es uno de los objetivos del Consorcio Crea. Conseguirlo supondría un proceso de compostaje descentralizado para los catorce municipios que son parte de Crea además del que ya se realiza en la planta de tratamiento de Villena. 

El compostaje comunitario es el tratamiento de los residuos orgánicos que realizan los ciudadanos en una instalación común dispuesta al efecto. El proceso lleva aparejada la utilización posterior del compost resultante, que es un abono orgánico de alta calidad para su aplicación en suelos agrícolas. 

Por este motivo, se ha sacado a licitación la adquisición de compostadores que se colocarán en espacios públicos de los municipios del Plan Zonal y en centros escolares. En este último caso, además del valor que se obtiene generando un recurso a partir de residuos orgánicos, se une el uso de los compostadores como herramienta de concienciación y sensibilización ambiental en la población escolar. 

Con estos materiales podremos desarrollar un proyecto integral de compostaje comunitario que incluirá el acompañamiento y asesoramiento a los participantes para que el proceso de compostaje se produzca con las mayores garantías y puedan alcanzarse los objetivos perseguidos. 

Además, esta actuación se enmarca en un ambicioso plan global puesto en marcha en el Consorcio Crea que incluye también la práctica del compostaje doméstico en jardines o huertos privados.

La ley 22/2011, de 28 de julio establece que las autoridades ambientales deben promover e incluir en sus planes y programas de gestión de residuos el impulso de la recogida separada de biorresiduos para destinarlos al compostaje, por lo que constituye un pilar muy importante para el funcionamiento del consorcio del que forman parte municipios de las comarcas de l´Alcoià, Alto y Medio Vinalopó 

Los residuos orgánicos, además de ser la fracción mayoritaria, es la más problemática debido a su elevada densidad, gran contenido de agua, alta biodegradabilidad y los malos olores que genera, entre otros aspectos. De ahí la importancia de gestionarlos correctamente y apostar por su tratamiento también mediante el compostaje comunitario. De esta forma avanzamos hacia una transición real a un modelo de economía circular.

El próximo 7 de octubre expira el plazo de presentación de plicas por parte de las empresas, por lo que en breve se pondrá en marcha este nuevo equipamiento gracias a una subvención de la Generalitat, que sufraga al 100% su coste.

Hay que recordar que, en su conjunto, Crea gestiona 65.000 toneladas anuales de Residuos Sólidos Urbanos y da servicio a más de 185.000 ciudadanos.